top of page

La Primavera escondida

«Veo hombres, como si fueran árboles que caminan».

Marcos 8:24


Es curioso el hecho de que hace dos semanas atrás los árboles en Alemania estaban blancos cubiertos de nieve y hielo. Hoy están blancos pero cubiertos de flores.

Y podemos pensar que los colores de la primavera estallan en bellos, amarillos, rosas y lilas de un día para el otro o mejor aún descubrir que la latencia del invierno encarna dentro de sí una bella primavera.


Oculta y protegida bajo la tierra, las semillas, los bulbos, brotes y capullos concentran la energía para renacer, resurgir, reverdecer, y nada de esto sería posible sin el despojo del otoño ni el lapsus oculto y latente del invierno.




Los hombres y mujeres de Fe sabemos que el árbol de la Cruz encierra también otro misterio esta vez de índole sobrenatural. A aquel madero que algunos pueden ver solamente como un instrumento de tortura nosotros lo contemplamos en la Gloria de la Resurrección, la Vida... y Vida en abundancia, que vino a traernos Nuestro Señor, Nuestro salvador: Jesús.



Hermanos, sigamos caminando esta Cuaresma, incluso vivamos esta Pascua, este camino al calvario, muriendo a nosotros mismo pero aferrados a la amorosa certeza de quienes ya conocen el camino y el destino: Cristo y la primavera eterna que encierra Su paraíso.

9 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page